jueves, 15 de julio de 2010

DUETO FUSIONA CANTOS ABORÍGENES CON MÚSICA ELECTRÓNICA



TONOLEC, EL DUETO QUE FUSIONA CANTOS ABORÍGENES
CON MÚSICA ELECTRÓNICA
CHARO BOGARÍN RECONSTRUYÓ SU IDENTIDAD GUARANÍ MIENTRAS TOMABA FORMA EL SONIDO DEL GRUPO. AFIRMÓ QUE SON PARTE DEL NUEVO FOLCLORE
Publicado por TerritorioDigital.com
Leer (hacer clic) en: http://groups.google.com.py/group/guarani-nee/web/dueto-que-fusiona-cantos-aborigenes-con-musica-electronica

Posadas.
El sábado por la noche, Tonolec brindará un exquisito concierto en el boliche Slice de Oberá y el domingo ofrecerá uno similar en el Centro del Conocimiento, ambos por el séptimo Oberá en Cortos que se inició ayer en la Capital del Monte.
Después de ganar un concurso para la MTV en 2001, por el que viajaron a Europa para compartir escenario con Andrea Echeverri y Julieta Venegas, la historia de Tonolec tuvo un viraje hacia lo que es hoy su esencia fundamental: la simbiosis de la música moderna y la ancestral.
Charo Bogarín y Diego Pérez notaron en aquella travesía que el pop electrónico que profesaban necesitaba un “contenido” adónde sustentarse.
Fue así que ambos integrantes de Tonolec se involucraron con los aborígenes de El Chaco, su provincia. Se atrevieron a reproducir los cantos tobas del coro Chelaalapi con su música electrónica. El resultado fue una construcción artística única y admirable.
En esa búsqueda, la cantante de Tonolec descubrió su descendencia aborigen. “Por parte de mi papá tenemos sangre guaraní. Y mi tatarabuelo fue cacique guayraré”, contó Charo Bogarín, nativa de la localidad de Clorinda, Formosa.
“Recién me vine a enterar después, cuando empecé a trabajar con Diego la música electrónica con la toba. Mis parientes me dijeron: ‘vos tenes sangre india, estás ahí nomás con tu descendencia’. Y ahí me fui enterando. Antes, confieso que no lo sabía”, añadió Charo ayer a FM Radioactiva desde la ciudad de Buenos Aires.
Investigar las melodías aborígenes significó no sólo una transgresión a lo establecido sino una revelación para el sentido que Charo percibía de la música.
“Cuando empezamos a trabajar y tuvimos esta idea de fusionar estos dos mundos, estos dos géneros, yo escuché cantar a las indias tobas con esos timbres súper agudos, con esa voz quebrada y enunciada a modo de lamento. Fue una cosa interna que me pasó, fue como sentir que había vuelto de un lugar que era mío y no había transcurrido todavía: esto de sentirme identificada con la manera de cantar de ellas, con esa cosa intrínseca que va en el canto de las mujeres nativas, este canto que viene de la tierra misma”, definió Charo.
Asímismo, la cantante sostuvo que la música que interpreta junto a Diego Pérez es consecuencia de una revisión histórica que ocurre globalmente en la actualidad y que en Latinoamérica sucedió no hace mucho tiempo.
“Nuestra generación fue una generación donde todo lo referido a las culturas nativas no estaba develado, era como una cosa tapada. No se veía con orgullo tampoco el tener sangre nativa. Había como una negación a todo lo que fuera de pueblos originarios. Con eso nosotros fuimos criados. Gracias a Dios eso hemos cambiado”, afirmó Charo. “Esto empezó a pasar como fenómeno no sólo en Latinoamérica, creo que en los otros continentes también se dio este resurgimiento de las culturas nativas, de los pueblos originarios, de conservar sus tradiciones, de preservar sus lenguas. Y con esto de la globalización es fácil darse cuenta que no sólo pasa en nuestra Argentina sino en Latinoamérica”.
La elaboración de sonidos eclécticos en fusión con los cantos primitivos es un panorama enriquecedor para los agentes culturales de la actualidad según reflexionó la artista.
“Me parece un lugar adonde hay mucha tela para cortar, donde hay mucho para aprender, y donde hay mucha responsabilidad por parte de los que estamos en la cultura: de revalorizar y de mostrar esto que se tapó tanto tiempo. Aparte, es tan rico lo que tenemos, tan ricas las lenguas nativas. Hay mucha comida musical”, manifestó Charo.
Con el nombre de un pájaro del monte chaqueño, Tonolec se ha perfilado como uno de los grupos inclasificables en la escena musical, ubicado entre el folclore, la música electrónica y el rock. Debe ser por eso que fueron partícipes de festivales tan distintos unos de otros: El Cosquín folclórico o el Personal Fest rockero. Dieron recitales en países como España, Italia y Estados Unidos.
El principio artístico del dueto artístico Bogarín- Pérez emergió en plena etapa dominada por la escena rave, ante una movida liderada por artistas como Tricky, Björk, Garbage, Portishead y Massive Attack. Todo aquello sustentó la factura del sonido con el fín de estructurar el contenido ancestral de Tonolec.
Según Charo, su grupo se encuentra ahora en el medio de una delgada línea que separa a los géneros, aunque admite que son parte de lo que se denomina como el Nuevo Folclore Argentino, algo que “no solamente lo que es gato, chacarera, chamamé o tango acá, en Buenos Aires, sino ya incorporando todas las lenguas nativas y los cantos nativos, aparte del folclore”, sostuvo la cantante.
Tonolec parece no encontrar fronteras a su ingenio compositivo. Un claro ejemplo se encuentra en su segundo disco, Plegaria del arbol negro (2008), en el que versionaron El Cosechero de El Mensú, que habla del hombre que trabaja en el algodonal de El Chaco.
“Ramón Ayala describe los paisajes de una manera poética tan ilustre; conmueve realmente cómo escribe”, comentó Charo, quien contó cómo surgió la idea de reversionar esa canción del autor misionero: “estábamos entre hacer ese tema y Cacique Catán, que es uno de los dos chamamés que estan en lengua toba, y en ese momento nos pareció un poco más difícil versionar ese chamamé en electrónica. Nos tiramos a Ramón Ayala y nació esta versión, que es lo que hacemos nosotros del rasguido doble de El Cosechero que a mí me encanta, que ya es una institución. Es algo establecido El Cosechero, de manera que cuando lo cantamos o no lo cantamos la gente lo pide. Lo dejamos para los bises y la gente responde de una manera como responde a las canciones que se hacen conocidos y populares, porque las llevan en la sangre”, contó la artista formoseña.
Charo Bogarín, quien debutó en cine (en el papel de Nora) protagonizando Paco, de Daniel Rafecas, junto a Tomás Fonzi, se encuentra preparando junto a Diego Pérez el próximo disco de Tonolec, que tendrá la misma estética musical de las dos primeras obras que revolucionaron el sonido vernáculo.
El sábado en Oberá, Tonolec compartirá escenario con grupos misioneros: Caa Yarí y Raíz. Será a la medianoche en el boliche Slice. En tanto, el domingo presentarán otro concierto en la sala de Prosa del Centro del Conocimiento, a las 20. Así llegarán por por primera vez a Misiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada